Trio con dos nenas tetonas

En mi club de tenis hay mucha golfa pero nunca creí que me fuera a encontrar con estas dos pedazo de zorras que no dudaron ni por un segundo ponerse a comerme la polla en mitad de la pista de tenis dispuesta a despelotarse y que me las follara allí mismo. Aunque me echen del club, yo no podía dejar pasar esta ocasión porque ambas estaban muy buenas con las tetas grandes y unos coños rasurados húmedos preparados para que me los follara ambos por turnos. Después de comerme las dos el rabo me las forniqué a ambas bien duro y no os podéis ni imaginar lo cachondas que se ponían las dos cuando veían como me follaba a la amiga.