Mi secretaria me chupa la polla

Cuando mi secretaria me propuso ir a un hotel a comerme la polla creía que estaba de cachondeo pero le seguí el juego y la muy zorra iba en serio, se arrodilló vestida con la ropa de ejecutiva y sin quitarse las gafas comenzó a hacerme una mamada mirándome con cara de guarra y diciéndome guarradas para ponerme todavía más cachondo.