Masajista tetuda deja que me la folle

No sabía la sorpresa tan agradable que me esperaba cuando fui a hacerme un masaje. Me atendió una rubia espectacular de tetas grandes que apenas le cabían en la camisa y que después de darme el mejor masaje de mi vida se excito tanto que me dijo si quería terminar follando. Encima de la camilla me la folle por todas partes hasta correrme como un loco.