La más puta de la oficina

Había oído rumores sobre la chica nueva de la oficina, lo que no sabía era que era tan zorra y que en cuanto nos hemos quedado a solas se ha comenzado a desnudar provocándome para que me la folle. Como no me gusta desperdiciar un buen coño y dos buenas tetas primero me ha comido la polla y luego me la he jodido por toda la oficina.