La enfermera tetona y el paciente cachondo

Nada me ponen más que las enfermeras y estando hospitalizado cuando vino a mi habitación aquella rubia con su uniforme de enfermera y esas tetazas que se intuían tenía debajo del vestido no me contuve y le enseñe mi polla. Ella al principio se escandalizo pero también se excito así que me empezó a comer la polla se subió encima de mi cama para cabalgarme el rabo.