Follando duro con mi abuela

Estaba tan tranquilo haciéndome una paja en mi habitación cuando de repente entró mi abuela que al verme la polla erecta tan gorda se volvió loca y se echó en la cama para comerme el rabo chupándolo con ganas. Al final despeloté a mi anciana abuela para follármela por su coño de vieja a pelo y para terminar ella me volvió a comer el rabo hasta correrme en su boca.